tiramisu_1200x800

El Tiramisú, ese dulce italiano que ha conquistado el mundo de oriente a occidente. Un postre atemporal, que podemos degustar en restaurantes o pastelerías que se precien de cualquier país.

 La historia del tiramisú es tan rocambolesca que es necesario emprenderla desmigando su propio nombre. ‘Tira mi su’, que en castellano lo podríamos traducir como “tirarme arriba” , o lo que es lo mismo, “levantame el ánimo”. Una frase que, según algunos historiadores, era acuñada por las prostitutas de los burdeles del Veneto en los años 50. Unas mujeres que, aseguraban, pudieron inventar el postre con el motivo de levantar ‘el ánimo’ de sus clientes.

Sin embargo, hay datos históricos que llevan al Tiramisú a la Toscana del SXVII, en el que el Duque de la Toscana, Cosimo III de Medici, un amante incondicional de los dulces, fue sorprendido en una de sus visitas con un original y nuevo postre que lo encandilaría para siempre, el Tiramisú.

 Historias como estas se hallan a raudales en los diferentes pueblos del norte de Italia, aunque, en los últimos años se le está otorgando una especial credibilidad al supuesto descubrimiento del Tiramisú en los años setenta. En ella se cuenta que fue Ada Campeol, dueña de un restaurante en Treviso, y a su entonces camarero, Roberto ‘Loli’ Linguanotto, quienes descubrieron éste postre.

 Linguanotto es actualmente un reconocido pastelero de Treviso y su autoría es respaldada por el presidente regional del Véneto, Luca Zaia, que lleva varios años utilizando dicha autoría para intentar conseguir el reconocimiento de ‘Especialidad Tradicional Garantizada’ (ETG) de la Unión Europea para el Tiramisú.

 Para conseguir la prosperidad del Véneto y mejorar su imagen y la afluencia del turismo, desde el gobierno de la zona se explica que “Es justo pedir el reconocimiento territorial de esta especialidad para certificar un evento histórico y revalorizar Treviso y el Véneto en el sector alimentario”, así lo aseguraba Luca Zaia en una de sus intervenciones públicas.

El hecho de conseguir la ETG no significa que sólo se pueda preparar el producto en este territorio, simplemente se le otorgaría a Italia y a esta región, en concreto, el reconocimiento por ser los creadores del Tiramisú y los propietarios del método de producción tradicional. Una mención especial que ya recibió la pizza hace varios años.

 Dejando a un lado la autoría, es relevante centrarse en el postre en sí, y por lo cual, en lo más importante, saber cuales son los ingredientes del auténtico Tiramisú. Un Tiramisú tradicional es aquel que está compuesto básicamente por huevo, café, azúcar, nata montada y mantequilla. Un conjunto de ingredientes que con las cantidades adecuadas y mezclandolo bien, ofrecen la textura y sabor auténticos. Aunque, también son muchos los pasteleros que añaden un chupito de licor de café, una cucharada de crema de chocolate e, incluso, rellenan el postre con frutas y prescinden del huevo. Una variante que seguro agradecerán los alérgicos a este alimento.

Por otro lado, debido a las grandes corrientes gastronómicas, surge el Tiramisú creativo y de autor. Es aquí cuando los pasteleros se saltan todas las normas y tradiciones, dejando rienda suelta a su imaginación.

Gracias a estas maravillosas innovaciones, podemos degustar arriesgados Tiramisús salados como el de salmón con wasabi, el de remolacha, el de tomate con jamón serrano o el Tiramisú desestructurado de vieiras, gambas, limas y jengibre;toda una experiencia para el paladar. Aunque otra buena opción para los amantes de lo duce y de los helados italianos, es el Tiramisú de helado con manzana fondantes o pomelo y anís.

Sin embargo, para los golosos más tradicionales pero que quieran probar algo diferente, siempre pueden probar el Tiramisú con galleta, con frutos secos, con mascarpone, quesos o de diversos tipos de fruta como la fresa o la naranja.

No olviden que en nuestro Restaurante de comida italiana en el Rompido pueden disfrutar de éste y otros postres de la rica gastronomía italiana.

Compartir