Un helado de sabor único e invariable desde 1932. ¿Quiere probarlo?


gelato


La historia del gelato (el helado) se remonta a los postres helados servidos en Sicilia y en la antigua Roma, que se elaboraban con hielo y nieve traídos de cimas montañosas y conservados bajo tierra.

Más recientemente el helado aparecía en los banquetes de la corte de los Médici en Florencia. De hecho, se dice que el cocinero florentino Bernardo Buontalenti inventó los helados modernos en 1565, cuando presentó su receta y sus innovadores técnicas de
refrigeración a Catalina de Médici, quien a su vez exportó la novedad a Francia, donde en  1686 el pescador siciliano Francesco Procopio dei Coltelli perfeccionó la primera máquina heladera.

Sin embargo, la popularidad del helado entre el público general no creció hasta los años 1920 y 1930, cuando en la ciudad de Varese, al norte de Italia, desarrolló el primer carrito de helados.

Pura Italia rescata recetas de helados artesanas del año 1932 que consiguieron asombrar por su sabor y calidad.

Si hablamos de helado artesanal, hablamos de calidad, de un helado elaborado con leche fresca, nata, frutas recién recolectadas, frutos secos, chocolate puro, y en general de materias primas de primera. No concebimos los polvos, las esencias no naturales o
concentrados industriales que tienen sabor artificial.

En nuestras variedades se pueden apreciar la cremosidad, la suave e increíble textura, el exquisito aroma de la fruta fresca y la riqueza de matices que lo caracteriza. Concebimos el helado como uno de los mejores alimentos, por su aporte nutricional en calcio y vitaminas.