OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La vieja Italia es conocida por su tradición quesera desde antaño. Cada una de sus regiones, en función de la materia prima que poseen en sus tierras, se ha especializado en un tipo de queso con unas características específicas de la zona. De ahí que se haya logrado tener una exquisita variedad de quesos desde una punta a otra del país.

Sin embargo, lo que poca gente sabe es que hace tan sólo unas décadas, concretamente en los años treinta del siglo pasado, se creó en el sur de Italia un nuevo queso al que denominaron ‘Burrata’.

La ‘Burrata’ es un queso fresco italiano que surge, ni más ni menos, que de aprovechar los restos sobrantes en la producción de la conocidísima ‘Mozzarella’. La ‘Burrata’, que recibe su nombre de la mantequilla -‘burro’ en italiano- por su aspecto mantecoso, se elabora en Italia con leche de búfala, y no de vaca como sucede en otros países.

Este suave y cremoso queso requiere de una elaboración muy específica, ya que hay que esperar veinticuatro horas para que los restos de la mozzarella que habíamos preparado, se agrien. Pero, lo que más llama la atención en la elaboración de la auténtica burrata, es su presentación final.

 Normalmente, en Italia, la Burrata se introduce en pequeños ‘saquitos’ creados con láminas de mozzarella, a los cuales se les realiza un nudo en la parte superior. Después, se envuelven en papel de pergamino o, sino, en bolsas de plástico. Aunque en la región de Murgia se hace de una forma muy especial. Allí cada bolsita de burrata artesanal se envuelve en hojas de ‘vizzo’, una planta autóctona de la región, para venderlos así en el mercado, consiguiendo darles un aspecto de lo más casero y tradicional.

 Lamentablemente, la burrata es un producto muy perecedero, por lo que se debe consumir en pocos días desde su fecha de compra. Por ello, desde nuestro restaurante de comida italiana en El Rompido os animamos a que, si vais de viaje a Italia, no dudéis en buscar y probar este delicioso queso que podemos tomar como aperitivo con aceite de oliva, orégano y aceitunas o, también, como complemento estrella de una ensalada.

Compartir