Pasta-comida italiana
La cocción de la pasta es un detalle al  que en ocasiones no se le presta la atención que merece, y es lo que diferencia a Pura Italia de otros restaurantes italianos.

Consejos para cocer bien la pasta

El modo apropiado de cocer la pasta es calentar en una cacerola grande o mediana bastante agua (es bueno emplear bastante agua para su cocción) con un chorrito de aceite. En cuanto rompe a hervir el agua, se añade un puñado de sal (1/2 cuchara sopera por cada litro de agua) y la pasta. No tape la cacerola, la pasta se cocina con la cacerola destapada.

Después se remueve de vez en cuando para lograr que quede suelta (para remover utilice una cuchara de madera). Para saber si ha alcanzado este punto, se puede sacar de la cazuela un macarrón o un espagueti, partirlo por la mitad y comprobar si el interior queda algo cruda (de color diferente). Lista. En ese momento se retira del fuego y se escurre.

En cualquier caso, para asegurarse que la pasta se cocina bien, es importante seguir las instrucciones que da el fabricante. La forma en que se cocine va a condicionar el alimento que ingiramos. 

Una vez cocinada la pasta y escurrida, ya está lista para servir con un poco de salsa

Dependiendo de su cocción la pasta puede ser bien fuente de energía lenta o todo lo contrario, que se convierta en un alimento rico en azúcares de fácil y rápida asimilación. Esto es lo que hace que al poco tiempo de haber comida pasta, aunque hayamos comido bastante cantidad, volvamos a tener hambre.

Para que la pasta sea una fuente excelente de hidratos de carbono complejos de absorción lenta ha de quedar cocida “al dente”, es decir, cocida por fuera y semicruda en su interior.

 

 

 

 

Compartir